martes, agosto 07, 2007

El Campo Base del Everest y el Monasterio de Rongphu. 5200m

El Everest, o Qomolangma, es el pico más alto de todo el planeta. Teníamos la oportunidad de estar en el techo del mundo. Hacía 8 meses casi ni sabíamos si al final iríamos a China, y el Tibet nos resultaba tan lejano que ni siquiera nos había pasado por la cabeza. Pero allí estábamos, en Shegar, a escasos 150km de la cadena de montañas que contiene más ochomiles.

El día amaneció nublado en Shegar. Nuestro conductor, que nos había atormentado con un cd de música tibetana de 30 minutos que se repetía una y otra vez durante TODO el viaje, nos comentó la posibilidad de ahorrarnos ir hasta el campo base y simplemente ir a Tingri, la población tibetana desde la que se puede avistar el Everestsin tener que entrar en el parque. Nos negamos a perdernos el campo base, después de todo, habíamos ido hasta allí por eso…así que sin más dilación partimos rumbo a la entrada del parque.

Había un control policial junto en la entrada. Nosotros no habíamos tenido tiempo para sacarnos los permisos y teníamos cierto reparo. No pasó ni media, nada, miraron nuestro pasaporte y punto. Sin embargo no fue así para nuestro amigo taiwanés, al enseñar su pasaporte de Taiwán, los oficiales chinos se vieron contrariados y le tuvieron dando vueltas un ratito. Sacó su pasaporte Japonés y ya no le pusieron demasiado problema, en fin, la verdad que no nos llegamos a preocupar…y el conductor parecía tranquilo.

Después de pasar el control y dar los billetes, de 18 euros por persona y de 45 por coche, subimos un primer puerto con algunos yaks pastando piedras, porque otra cosa no había. Al llegar a la cima, nos paramos en un mirador desde donde se puede ver la sierra que contiene tres de los picos más altos del mundo, una verdadera pasada. Estuvimos un largo rato allí, junto con otro grupo de japoneses que habían negociado con nosotros los coches, las excursiones etc. pero que al final nos habíamos separado.

Después de salir de allí con una sensación agridulce, ya que habíamos visto las montañas pero el tiempo parecía empeorar por momentos, tomamos un camino que también veía disminuida su calidad con el tiempo, hasta casi llegar al campamento base donde llega a ser un caminillo de cabras con zonas completamente congeladas …Los paisajes eran ya familiares para nosotros, se repetían una y otra vez, seguíamos cruzándonos con gente de vez en cuando, con rebaños de cabras y con algún que otro río helado.

Tras un par de horas, llegamos al Monasterio de Rongphu , donde vimos que el tiempo estaba fatal y supimos que no podríamos ver el Everest . Abrigados hasta las cejas y a 5200m de altitud, nos dimos un paseo por la entrada del monasterio, muy parecido a otros vistos anteriormente pero con menor tamaño y una multitud de cuervos sobrevolándolo en todo momento. Hicimos un intento de recorrer la Kora, el perímetro, pero estábamos un poco cansados y no queríamos forzar…

El campo base del Everest en invierno sorprende. Sorprende por su simplicidad, es decir, dos letrinas con cacas congeladas, una oficina de correos de un metro cuadrado cerrada, una alberca descuidada y una explanada con piedras y un río helado componen el campamento base. Vamos que no hay nada. En verano ya te encuentras expedicionarios, tiendas, mercadillo, hotel (cerca del monasterio en el que se puede pasar la noche) y demás servicios…

Esto es lo que vimos del Everest y no lo que deberíamos haber visto: (foto sacada de la web, la primera de este blog)

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

Blogger Blog En Blanco said...

Vaya, qué mala suerte!! Yo tuve mucha y sí pude verlo. Aquí os lo dejo, aunque no es lo mismo, claro.
http://bit.ly/IhgxEo

6:51 p. m.  
Blogger Blog En Blanco said...

Vaya, qué mala suerte!! Yo tuve mucha y sí pude verlo. Aquí os lo dejo, aunque no es lo mismo, claro.
http://bit.ly/IhgxEo

6:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home