martes, octubre 10, 2006

Semana fantastica 4 Oct: Ping´an Chengyang

Eran las 7 la mañana del 4 de Octubre y ya estabamos dispuestos a partir hacia Sanjiang. Bajamos la colina para volver al coche que tuvimos que dejar aparcado a media subida. Antes de irnos hacia nuestro destino, visitamos una aldea de la minoría Yao (las de los pelos). La aldea se llama Huangluo y se accede a ella a través de dos puentes colgantes. Por las horas que eran no había ningún turista en la aldea por lo que pudimos verla sin influencias...la realidad, es que es extremadamente pobre, como muchos de los sitios que hemos visto en este viaje. Ves la parte turista pero no se te escapa como vive la gente del campo...


Dejamos atrás la aldea yao y pasamos Heping camino de Longsheng, una ciudad que no tiene nada en realidad, ni siquiera paramos. A partir de aquí nos comentaron que el camino es difícil y que se tarda unas tres horas o tres horas y media.
Primero están los caminos malos, luego los pésimos, luego los de cabras y por último los pésimos para las cabras... nuestro camino pertenecía a la última categoría. Una mierda de camino como aquel que dice...
Camino de tierra, con piedras, vaches y derrumbamientos ocasionales en los que había que parar o bien para que una grua quitara las piedras caídas o bien a que los camiones que circulaban por el camino contrario pudieran pasar, pues la carretera se quedaba en un sólo carril.
El paisaje impresionante, el "camino" discurre a lo largo de un valle por el que transcurre un río. Las montañas, a ambos lados del valle (por eso es un valle), llenas de bosques de bambú y en el pié de la montaña, aldeas de campesinos con las terrazas típicas para el cultivo del arroz, una pasada. Entre bote y bote de la flagoneta podíamos ver como los buscadores de oro trabajaban en el río... muy curioso. Además de buscadores, había gente cortando y recogiendo bambú además de un trajín de camiones que junto con algunas grúas trabajan en construir una carretera asfaltada.




Tras tres horas de botecitos, aunque felices por lo que habíamos visto el día anterior, llegamos a Sanjiang, ciudad del mismo talante que Longsheng, en la que paramos a la vuelta para echarnos una fotillo con una torre que tienen por ahi a la vera del río.


El valle se estrechaba y tras cuarenta minutos de viaje desde Sanjiang, llegamos a Chengyang, una población formada por un cúmulo de aldeas de la minoria Dong, conocidos por la construcción en general y los puentes sin clavos en particular. A la llegada al alojamiento, esto fue lo que encontramos...






Un lugar de cuento chino ;). El puente es del siglo pasado, 1912, y supuestamente está hecho sin clavos. Como nos gusta hacer el guiri, nada más salir a ver el puente y los alrededores, nos calzamos el primer traje regional y este es el resultado:



Todo el interior del túnel está lleno de puestecitos de bolsos, ropas regionales, etc. que supuestamente hacen a mano todos los días resultando en bolsos idénticos...
Con los disfraces pasamos un rato divertido, hasta el guía se saco su cámara para hacernos fotos...en fin... el caso es que somos parte del espectáculo y del turismo por eso nos piden fotos de vez en cuando. A partir de ahora cobraremos 6 o 7 yuanes por foto y por adelantado.
Después del desfile por los campos de arroz con las pintas mostradas en las imágenes anteriores, nos fuimos a ver una de las aldeas que conforman el conglomerado Dong.
Toda aldeea Dong debe tener un "centro de la aldea" con una torre-templo-polleria-videoclub en la que antiguamente había un tambor para alertar de posibles peligros para la aldea. Cuanto mas grande es la torre, más demuestra que el pueblo tiene dinero, de hecho, era posible inscribir nuestro nombre en una piedra dentro del templo por 10 yuanes (un euro), con el fin de aportar a construir en el futuro una torre más grande...como les gusta la pasta.







Más adelante dimos un paseo por la parte más oculta del resto de las aldeas...y ves como viven. La higiene brilla por su ausencia y realmente daba angustia ver a los niños pequeños así. Parecían contentos todos pero no es a lo que estamos acostumbrados nosotros precisamente. Había un colegio y tres o cuatro aldeas más con sus respectivas torres. El lugar es precioso. La cantidad de pollos que circulaban por la zona nos hizo pensar por unos instantes en la gripe aviar (evitar pollo y zona rural) así que volvimos a la zona centro a ver un espectáculo regional que se incluía con la entrada. Lo pasamos teta :)
El espectáculo de la minoría Dong constaba en un grupo de personas cantando y bailando canciones típicas de allí, nos gustó muchísimo. Luego hubo baile con la gente del público y por último una especie de juego de la comba pero que se hacía con troncos de bambú...ahi es donde conocimos al chinete cabrón.



El chinete Cabrón:
Gracias a esta amable persona ambos dos obtuvimos un regalo en forma de golpe en el tobillo, con la ayuda de uno de los directores del juego del bambú.
A este señor le conocimos cuando nos vestimos de gala con el traje regional, ya en ese momento nos pidió una foto.Cuando llegó el baile quería bailar con nosotros:
ChineteC: Quereis bailar? Muy facil
Raquel: No
ChineteC: Muy facil!
Raquel: No
ChineteC: Si Si Ok Ok, vamos bailar! muy facil..
Raquel: ueee..nooo...ueee...
ChineteC: ok, bailar
Raquel resignada: ok.
Se dirijen hacia la fila de bambús (llega a parecer una de las pruebas de Indiana Jones)... y empieza el espectáculo, ChineteC es la persona más arrítmica que jamas se haya conocido. Era facil es cierto, pero el joio te cogia de las manos y no te soltaba y empezaba a saltar como la niña del exorcista....
ChineteC: ok?
Raquel: ... very good (con cara de golpe en tobillo)

Se dirije hacia a Alfonso...que intuía su misma suerte.
ChineteC:bailar?muy facil
Alfonso: (joer, resignacion) ok.
Mas de lo mismo, le pilla de las manos y empieza a saltar cual espuni, dándolo todo y arrastrando a alfonso a la zona donde el director del bambú esperaba con ansia para endiñarle en el tobillo... he aquí imágenes sueltas de la jugada.


La verdad es que fue divertido, aun con el tobillo dolorido. Cuando acabó el espectáculo nos fuimos a dar otro paseillo por la aldea y luego nos fuimos a cenar, leer algo de la historia de china que viene en la guía que tenemos y finalmente, después de una cervecita, a dormir. El día siguiente sería el más corto y el más largo, corto, por horas aprovechadas y largo, por el viaje de vuelta a Guilin.

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger esther said...

A las buenas, que guapos estais con los trajes, aunque yo creo Raquel que de gorro deberías de coger una talla menos no?. Un besazo y seguir disfrutando
Esthe

9:16 a. m.  
Blogger Paloma said...

Hola Alfonso:
Te escribo en nombre de tu abuela que me está diciendo que está leyendo con mucho interés vuestros escritos y que se hace una idaea de vuestras peripecias, aunque no es fácil desde aquí. Besos y seguir contando.
Tus abuelos Lola y Pedro.

9:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home