viernes, febrero 02, 2007

Suzhou, Ciudad Jardín

20 de Enero de 2007. A las 7 de la mañana empezamos nuestro viajecito de fin de semana hacia Suzhou, la Ciudad de los Jardines y TaiHu, un lago bastante grande con un par de islas bastante interesantes, todo esto en la provincia vecina de Jiangsu.

Como se puede ver empezamos el día con alegría, aunque venció el sueño a dos integrantes del equipo. El otro integrante estuvo estudiando durante el viaje algunas frases útiles..



Llegamos a Suzhou tempranito, no podía ser de otra forma. En la estación sur de autobuses de dicha ciudad, evitamos a un par de cazaturistas, no sin antes comprarles un mapilla, y decidimos ir al hostal en el coche de San Fernando. Tras unos quince minutillos llegamos al International Youth Hostel, del cual teníamos una tarjeta que nos habían prestado. Curiosamente hay dos hostales con el mismo nombre y fuimos a dar con el que no era la tarjeta, así que cuando cogimos un taxi de vuelta esa noche y le enseñamos la tarjeta al taxista, nos dejó en el otro hostal...que quedaba a 500 metros.


Queríamos ver muchos jardines, al menos unos cuantos de los tropecientos que hay. Empezamos por el Jardín del Maestro de las Redes, muy pequeñín en comparación con otros, pero que consideran uno de los 4 mejores de China. La verdad es que el patio principal era encantador, con pabelloncito, puentecito, laguito, carpitas y demás cositas.



Cerca de aquí, quedaba el jardín del Pabellón de Ola Azul... Nos ocurrió esto que te puede pasar cuando no tienes ni idea: cerca de este pabellón había un parquecito público que venía teniendo un pabellón en medio, así que nos forramos a hacerle fotos, para más tarde descubrir que no era allí. Momento cumbre en el que le sacamos la foto a un personaje haaciendo taichi dentro de l pabellón.



Después de preguntar, eso sí, con ayuda de la Loli, dimos con el verdadero jardín, que tenía un par de rinconcitos realmente agradables y varias de estas puertas redondas que dan paso a caminos zigzagueantes que, según los chinos, "permiten ver lo que hay detrás pero no con claridad". A Alfonso le encantan las puertas de ese tipo y está totalmente de acuerdo con los chinos en este punto. Consecuencia de esto, el 70% de las fotos son de puertas...



Nuestra siguiente parada fue un templo Confuciano, dedicado a Kong Zi, que no es otro que Confucio. Estaba cruzando la calle y la verdad que mereció la pena entrar. A diferencia de los jardines la entrada era gratis y la verdad que el templo tenía un parquecito que no tenía nada que envidiar a los jardines. En realidad, por toda la ciudad se encuentran detalles que llevan a pensar en los jardines. Las plantas y los árboles por las calles están cuidados y en el casco antiguo hay menos rascacielos que en otras ciudades de China, un respirillo la verdad. En este caso había vecindarios de casas blancas, más parecidas a chalets, que le daban un aspecto muy diferente a la zona.



Acto seguido, decidimos ir a la zona cercana al Jardín del Administrador Humilde, el más famoso y visitado de Suzhou, por su extensión y la verdad, por su belleza. Es una pena que no pudiéramos ver la ciudad en primavera o verano, cuando hay muchos más colores dentro de los jardines (a quién se le ocurre ir en invierno). Antes de entrar en el jardín intentamos comer algo por los alrededores, pero la zona era demasiado turística. Nos encontramos a un pájaro que quería hacernos de guía dentro de l jardín y que nos podía encontrar las entradas más baratas. Le pedimos primero que nos llevara a un sitio para comer algo, y nos llevó a un restaurante muy chino de la zona, que la verdad estaba muy bien. Los tomamos una sopa de pollo con bolas de carne y acelgas (un manjar vaya) unas berenjenas fritas con salsa de soja y arroz frito (para asegurar). Después de la comidilla, entramos en el jardín y nos recorrimos de cabo a rabo el lugar, no sin antes cabrearnos con el supuesto guía, que nos quería timar ya que, no sólo no nos hacía un poco más barata a entrada (que puede ser razonable aquí) sino que quería mucho dinero más. Es el típico truco chino, te ofrecen un precio algo que solo tienen la mitad y cuando lo vas a comprar te dicen la verdad...y te enfadas bastante.


Después de tres jardines visitados, un templo con jardín y un parque, la verdad que tienes suficiente, aunque sean muuuy bonitos. Por lo que nuestra siguiente parada fue... una pagoda, para no variar y después el museo de seda de Suzhou, al que llegamos por la tarde y por los pelos. Tan por los pelos que no quedaban ni gusanos de seda para enseñarnos pero bueno, al menos vimos los aparejos, las moreras, los tipos de gusanos, los capullos y las ropillas que se hacen con ello.

Es una pena que en China los logares de interés cierren tan pronto. Después de las siete de la tarde no te queda otra que pasear por la ciudad con sus centros comerciales. Visita rápida al Kentucky Fried Chicken y ronda rápida por el centro comercial de la ciudad, en el que se encuentra un templo, esta vez taoísta, que pinta más bien poco en medio de las tiendecitas de ropa.






Después de coger un taxi directo al otro hostal, llegamos al nuestro y nos fuimos a charlar tranquilamente un par de horitas. Planeamos el viaje a TaiHu lo mejor que pudimos.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡Qué jardines más chulos!

Desde Teleco estamos esperando el vídeo de los bailes de Raquel...

Pasadlo muy bien!

luis

12:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡¡Queremos crónicas y fotos de la visita a los dos telecos de Beijing!!

11:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home